sábado, 28 de febrero de 2009

Los Tiempos Modernos del Phantom (II)

El primer dibujante de las tiras diarias, Ray Moore, de estilo entre fúnebre y romántico, había trabajado como ayudante del titular (Phil Davis), de otra serie escrita por Lee Falk, Mandrake. A su vez, tuvo como asistente a Wilson McCoy, quien, por el contrario, tendía a la semicaricatura. Cuando comenzaron las páginas dominicales a color el 28 de mayo de 1939 se inició paralelamente un cruce de colaboraciones entre Moore y McCoy que ha repercutido en una curiosa diversidad de opiniones de los expertos ante el problema de a quién correspondía cada entrega a partir de entonces, tanto en las tiras diarias como en las sundays. McCoy visualizó efectivamente The Phantom mientras Moore, movilizado al intervenir Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, estuvo en las fuerzas aéreas, pero la problemática anterior se agrava con respecto al período inmediato: Moore volvió con una dolencia nerviosa que se incrementaría paulatinamente y que mermaría sus facultades gráficas. Sin querer ahora entrar en el detalle de la cuestión, sí se puede avanzar que hacia 1947 ya no había esperanzas de que Moore se recuperara y la realización de la serie se hallaba en manos de McCoy, a quien, sin embargo, aún no se acreditaba de forma oficial. McCoy tuvo que aguardar hasta 1949 para verse públicamente considerado como dibujante de The Phantom: concretamente hasta el 28 de febrero por lo que se refiere a las tiras, y hasta el 3 de abril por lo que respecta a las páginas dominicales.
McCoy, en todo caso, falleció antes que Moore, en 1961 (el segundo, en enero de 1984). Falk aprovechó la muerte de McCoy para seleccionar un dibujante que retomara e incluso aumentara el tono realista de los primeros tiempos. Tras una breve fase de probaturas (del 21 de agosto al 27 de enero de 1962 en las daily-strips, y del 24 de septiembre al 13 de mayo de 1962 en las sunday pages), con intervención preeminente del ilustrador Bill Lignante, Falk y el King Features Syndicate eligieron como sustituto definitivo de McCoy a Sy Barry, acreditado oficialmente junto al guionista el 29 de enero de 1962 en las tiras diarias y el siguiente 20 de mayo en las páginas dominicales. Desde entonces ha regido los destinos gráficos de la serie y ha cubierto una etapa de veinticinco años que supera en mucho tiempo a la de Ray Moore y excede también a la de Wilson McCoy.
La larga fase Barry se ha beneficiado de que Lee Falk, un tanto rutinario en ocasiones durante el período McCoy, se volcara en proporcionar a los relatos una considerable fuerza imaginativa, y de ésta han surgido muchos de los mitos que hoy se consideran clásicos en el marco de la serie. Por otra parte, Falk introdujo, desde el advenimiento de Barry, importantes variaciones en el ámbito geográfico y político de las aventuras del Phantom, con una tendencia expresa hacia el africanismo: las antiguas coordenadas hindúes, evolucionadas en la década de los cincuenta, se transformaron definitivamente con la referencia del país donde actuaba el "hombre enmascarado" al continente negro; dicho país, Bangalla, era ahora independiente, con adscripción a las Naciones Unidas, con un primer mandatario llamado Luaga, y con una capital denominada Mawitaan (y que en el pasado de la serie de cómics había recibido el nombre de Morristown); y en la patrulla de la selva cuyo comandante supremo era The Phantom, dejaría de ser cabeza visible el coronel Weeks, de raza blanca, reemplazado significativamente por un jefe de color, el coronel Worobu.
Otro tipo de variaciones atañían a la novia de The Phantom, Diana Palmer (convertida en su esposa durante 1977 y en madre durante la primavera de 1979), quien quedó inserta en un cuerpo médicoa de la O.N.U. para luego desempeñar distintas misiones como representante de tal organización; incluso The Phantom fue agente oficial de la misma y más tarde, delegado de Bangalla ante ella. Pero no adelantemos acontecimientos: TEBEOS, S.A. ofrece The Phantom, por Lee Falk y Sy Barry, a partir del 3 de junio de 1973, y lo que sucedió en la serie desde este momento adquiere vida en las páginas que siguen y en las de los próximos números de la colección; que sean pues, Falk y Barry, quienes expliquen, con toda su destreza, la historia moderna del "hombre enmascarado", contemplada aquí mediante las páginas dominicales de la serie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada